13 may. 2012

24 paginas en 24 horas: Una reflexión.

Ya describí como fue el procesos creativo que viví en el taller de comic al que estoy asisitiendo durante las 24 paginas en 24 horas. (De ahí explicaré de que va todo eso de clases de comic). Lo que aprendi y vivi con los muchachos, pero como siento que un par de cosas se me quedaron en el tintero, lo redondeare aquui para darle termino al asunto.
En un aspecto más personal, quiero referirme a la historia del proceso creativo, más en detalle.

Cuando enfrenté  la pagina por primera vez, esa pagina en blanco, con un tiempo limitado y con  muchas ideas sobre lo que queria hacer (porque ideas siempre hay muchas; el como ponerlas y que quieren decir es parte del problema de la creatividad), me paralice. Sin embargo como el tiempo me jugaba en contra (sólo 24 horas, recuerden) me la jugué por una página bastante simplona en historia pero que visualmente me gustó:



Un tipo contemplando su cafe mientras espera el bus en una estación. Asi de simple. Una historia aterrizada, simplona, algo normal que puede ocurrir a cualquiera en cualquier momento. Un par de dialogos sueltos y voila!! Tenemos un inicio que en mi opinion parecia insípido, pero que era un primer paso. ¿Pero hacia qué?

 Pense en ese momento que que iba a ocurrir en la segunda pagina. Se sube al bus, lo logico. A que te enfrentas cuando subes a un bus. A tu compañero de viaje, la persona que se sienta a tu lado y que puede ser una atractiva señorita a un gordo desagradable, pero que puede ser un conversador interesante, mientras la chica solo puede sentarse a tu lado e ignorarte. O puede que tu lo ignores segun tu estado de animo. Asi que ¿Quien iba a ser el compañero de viaje? ¿Cual seria el estado de animo del protagonista?

Y es ahi cuando la historia tomo un giro inesperado, uno que ni yo pensé hasta que el lápiz comenzó a trazar la linea. A partir de ese momento fue que la historia comenzo a moverse por derroteros que una hora antes no contemple. Juzguen ustedes:


Supongo que esa ultima viñeta indica de que se va a tratar la historia.

Una historia creada hora tras hora, totalmente nacida del momento. Una cosa que hace mucho no me pasaba. Y me sorprendió gratamente. Cada pagina fue como descubrir un mundo nuevo sin saber adonde me llevarian los personajes. A medida que el relato avanzó, se fueron definiendo las cirscunstancias y aclarándose cual seria el final de la historia, a medida que construí el relato.

Siempre escuche a muchos artistas y escritores cuando hablan que la historia se escribe sola, pero hasta este momento nunca aprehendi lo que esas palabras significaban.

Pero al estar ahi comprendi que a cada nuevo giro la historia tenia su propia forma de manifestarse, que en la medida que la dibujaba, presionado por el tiempo, la historia se escribía por si misma.

Lo cual me lleva a reflexionarcomo es el proceso creativo. Esta experiencia demuestra que la creacion no depende tanto de momentos de inspiración sino que también la constancia y el trabajo pueden empujar a la creatividad que se vuelva un órgano más activo.
En este caso trabajar presionado ayudo bastante. No digo que se tiene que vivir estresado con la fecha limite encima, sino que la constancia es mejor estimulo que esperar a sentirse inspirado para conseguir un buen trabajo. Tienes que sentarte frente al escritorio, frente a la pantalla y si no tienes una idea clara, solo lanzate a ver que sale.
Claro que es mejor tener un guion cuando tienes una historia, pero en este caso, el objetivo del ejercicio, que es forzar la creatividad, se logró. No solo en la historia en si misma , sino en la forma de narrar visualmente.
Y es el tipo de experiencias que vale la pena repetir.