24 nov. 2009

Nostalgia noventera III

(Fiu. Me pegue un viajecito de esos fuera de la ciudad y estuve varios dias alejado de cualquier conexión. Ahora me pongo al día y continuo con esta paseo por la nostalgia noventera)
Me recordó un amigo a raiz de este viaje por los noventas, que no todo fue luces y espejos.  Aunque uno de los sucesos relevantes fue el nacimiento de Image comics, (un grupo de los DIBUJANTES más vendedores de los titulos de Marvel comics llegó a la conclusión de que eran ellos los que vendían y no los personajesy se marcharon en busca de mejores horizontes) que hacía honor a su nombre, con una cuidada edición de sus paginas, abrió las puertas al verdadero color digital y cambió la forma en que los autores, (en este caso dibujantes) se relacionaban con las grandes compañias que producían el material.
La aparición de Image tuvo varias consecuencias inmediatas: primero, la aparición de cientos de nuevos universos superheroicos tanto de pequeños como de grandes editoriales: a Image y sus subsidiarias (Top Cow, Wildstorm, Big Bang, Extreme Studios) siguieron los experimentos de Dark Horse (con Legend, Bravura, World Greatest comics), Malibu (Ultraverse), DC (Milestone, Impact) Joe Quesada (con Event) y un largo etc que estoy seguro deja otras líneas menores; Segundo, los autores se dieron cuenta que eran ellos los que vendian y que podian crear personajes que serían su propiedad y hacer con ellos lo que oles viniera en gana asi como quedarse con los beneficios del merchandising (aunque claro,eso no era nada nuevo, ya existian varios que lo hacian pero en ese momento la masa total como un todo se dió cuenta).

Entre esos experimentos pocas sobrevivieron y antes de la llegada del nuevo milenio la mayoría pasó al olvido excepto por unos pocos sobrevivientes cuya calidad permitió que continuaran publicandose. Uno de esos experimentos fue Hellboy.
La mayoría de los no entendidos lo conocerá de las películas de Benicio Del Toro, pero los conocedores de comics sabrán que Hellboy es uno de los sobrevivientes de Legend, uno de los sellos con que Dark Horse, otra editorial de comics, entró a competir el auge de los cómics, apoyandose más en los autores que en los dibujantes y ofreciendo una alternativa fresca a la hipersaturada variedad de ofertas tipo x-men (que pululaba en todas su variables en Image y similares). De a poco, con menos bombo y platillo y apoyandose más en la calidad de las historias que en la publicidad, Hellboy se fue labrando camino en el inconciente colectivo, armando de a poquito su universo, paso a paso, para convertirse hoy en protagonista de dos películas de la mano de su propio autor. Entre tanto maremagnum (hace tanto que no usaba esa palabra) pequeñas joyitas como esta y Nextmen, historia de John Byrne originalmente pensada para Marvel, pero que terminó en Dark Horse, fueron destellos creativos en una década donde las movidas comerciales eran mejor comprendidas por los lectores.

Justo ahora sumandose a la fiebre de los 90 viene el Image United, celebrando también con su propia saga los viejos tiempos en que aquellos dibujantes se apartaron de la maquinaria para convertirse en su propia fuerza. Muchas cosas han cambiado desde entonces: WIldstorm opera bajo el alero de DC ahora, Robert Kirkman (autor/guionista de Invencible, Walking Dead y Astounding Wolfman) es uno de los nuevos inversores a nivel creativo y administrativo, (ya hablaré de eso), Rob Liefeld... bueno, ese no ha cambiado mucho. EL punto es que ahora se reunen para celebrar la editorial y que mejor manera que con un evento y la aparición de nuevos personajes como Haunt y Fortress, de la mano del excelente Kirkman. Eso hombre si que sabe como hilvanar historias. Los chicos de Image han aprendido que en el mundo de hoy, los dibujos bonitos no bastan. Sirven MUCHO, pero no bastan.
¿Todo tiempo pasado fue mejor? Eso es algo siempre abierto a discusión.  Pero siempre hay algo bueno para recordar.

No hay comentarios: