2 ago. 2009

Todo es cosa de publicidad 2

Siguiendo con el tema de la publicidad, debo confesar que lo que más admiro de Marvel, como compañía, no es su universo compartido ni las características de sus personajes ni como los enfocan. Sino su maquinaria publicitaria. Más allá de la calidad o del contenido de las historias, en esto de los comics, como en cualquier negocio, la publicidad es un elemento muy importante.

Personalmente estoy convencido de que eso es lo mejor que tienen y explotan y que siempre ha sido así. Sabemos que un producto no tiene que ser el mejor para tener éxito, sino que ser el más publicitado y muchas veces la basura vende, no porque la gente le guste la basura, sino porque la venden como si fueran joyas.

Las cualidades de marketing de Marvel son tradiciones que vienen de los tiempos de Stan Lee, donde el veterano muchacho sabía como tomar los conceptos de moda y presentarlos en un paquete atractivo, que atrapaba al lector. Su mayor capacidad es el uso de las palabras para vender lo que sea, un talento que ayudo a Marvel a ser lo que es hoy. Si lo que vende este mes es los Beatles. Si lo que está de moda es que el primer presidente negro se declara fan de Spider-Man, lo colocamos, no importa lo intrascendente que sea la historia. Lo importante es vender. Y Obama vende.

Todo se trata del negocio. Como presentarlo. Como venderlo. No interesa ser lo mejor del mercado, interesa ser lo más vendido del mercado. Ahí está la clave de todo el asunto.

Basta ver lo ocurrido en la Comicon de San Diego, donde MarvelDark Reing a la adquisición de los derechos de Miracle Man, (y eso que las historias actuales en mi opinión son las mismas de siempre pero con otra manera de contarlas, más lentamente). nuevamente se llevó los mayores vistazos por sus anuncios y la forma de anunciarlos, desde los eventos relacionados con el

Y la Distinguida competencia. A pesar de estar apoyada por un imperio de las telecomunicaciones, sus estrategias son bastante menos escandalosas. ¿Son deficientes?

Los proyectos más interesantes (y experimentales) de DC en este momento ni siquiera tiene que ver con lo más sonoro de su línea principal, como son Zuda y Wedsnesday Comics. Quizás sea una estrategia publicitaria más discreta, inspirada en el rumor, pero una publicidad discreta es en si misma un antítesis.

Basta comparar como las muertes de sus personajes más icónicos han sido expuestas por otros medios: Rápidamente, quien es más famoso: ¿Batman o Capitan America? ¿Cuál muerte debió causar un mayor impacto mediático desde la muerte de Superman?

Si dijiste Batman, te equivocaste.

Mientras que la defunción del Capitán América recibió menciones en prensa, la de Batman apenas si fue tocada por uno que otro medio. ¿Quién está fallando ahí? No podemos achacar toda la responsabilidad a Grant Morrison, ahí hay todo un departamento de comunicaciones internas que debería hacer eco de esos acontecimientos. Quesada logra que los diarios hablen de cómics, se presenta en programas, causa polémicas, es odiado o amado, pero hace su trabajo, heredado de Stan Lee: VENDE.


(Gracias a J. Javier y a The Daily P.O.P. por las imágenes)

No hay comentarios: