29 sept. 2009

El derecho a consumir.



Anoche ví en Última Mirada de Chilevisión como ha entradoa discutirse la Ley de Propiedad intelectual que tiene a varios internautas con la piel algo sensible. A nadie le gusta la posibilidad de que nos nieguen la posibilidad de descargar peliculas, música, o libros en forma gratuita (claro que no dicen para nada que Chile tiene los mayores impuestos a estos productos, eso ni hablar). Es comprensible que los artistas chilenos quieran proteger sus creaciones, pero como señala Hugo Martínez en su espacio, esta ley no lograra nada porque el enfoque no es el correcto: proteger a los grandes, cuando los pequeños son los que llevan la voz cantante. Parece que en Chile sigue rigiendo la ley de los latifundios. Además, la piratería existe de antes de internet y va a seguir existiendo después.
¿Pero que tiene que ver esto con los cómics? Considerando como se difunden los cómics en internet  por un lado, que muchos se descargan porque no se distribuyen de manera física por otro, (porque no hay tiendas al alcance en donde vive cada uno o los precios parecen sacados de una farmacia) y que caen dentro del area de administración de libros y literatura, importa mucho. Internet a sido una herramienta para continuar compartiendo esta afición, pero ademas como señala Martínez, muchos consumidores gracias a internet han evolucionado en productores de contenido. Como señala McCloud tenemos un universo infinito de consumidores gracias a internet. El cómo se va a resentir esto en Chile si esta ley se aprueba es pura especulación. Muchos comics existen en la actualidad en espacios gratuitos y viven de la publicidad de las visitas. Lo importante aqui es el contenido. No defiendo la piratería, pero debo señalar que si bien no pago por descargar algo, tampoco el artista le paga a la persona que recomienda un libro. Si un artísta quiere triunfar, no puede esperar que el estado le resuelva todos los problemas. Y si cierran los portales que comparten internet, la gente no va a ir corriendo a una librería a comprar el producto. Van a volver a la cuneta, al pirata de la calle.
Un tema quisquilloso. Veremos como se resuelve.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

La distribucion y venta de comics se ha visto claramente golpeada por la pirateria/escaneado por internet. No se puede excusar el bajar material pirata por el hecho de "recomendar" el material. Esta bien un par de comics amateur por aqui y por allà, pero no se puede bajar un comic pirata y luego criticar a editores, guionistas o dibujantes que cobran un sueldo que sale de las ventas de comics o de licencias a editoriales extranjeras. El cine tiene el 3D y el cable para hacerte pagar, los musicos tienen sus conciertos, pero la industria del comic no tiene mucho con que contrarestar la pirateria... Si tenemos mucho comics mediocres con autores profecionales, no creo que el nivel mejore si en el futuro tenemos solo gente amateur mostrando su material por internet....

ZiggyMan dijo...

En realidad el comic si tiene algo para defenderse y es el propio soporte. Los coleccionistas de comic aprecian tener la edición original, ya sea americana o de la editorial que corresponde, como algo tangible. Además, con la gran cantidad de oferta que aumenta día a día en internet es probable que entre muchas cosas mediocres aparescan joyas que merecen llegar a ser publicadas en papel.
Es una buena observación.