14 sept. 2009

Reflexiones con la cabeza fría: DC Comics ha muerto, ¡Larga vida a DC Entertaiment!


El domingo me sorprendí al ver los dibujos de Jim Lee, Alan Davis y otros autores de personajes DC en la pantalla de televisor. No recuerdo si era de TVN o de la UC (canales chilenos de emisión pública) pero me llamó la atención ver la secuencia de los heroes de DC (incluyendo a Aquaman) desfilando por la pantalla. Se referían a lo que nosotros, aficionados al cómic, ya sabemos con respecto a la creación de DC Entertaiment. Por desgracia no alcance a captar cual era el encabezado de la noticia, pero no me sorprendió que la lanzaran un domingo, día por lo general flojo en noticias. Era una información bastante añeja. Luego reflexione que otra posibilidad, más positiva, era que Warner estaba colocando todo para atraer la atención sobre sus productos.
La reinvención de DC como empresa, que como todo movimiento empresarial no es cosa que surja espontaneamente, se ha interpretado como una respuesta a la adquicisión de Marvel por parte de Disney, directa competidora de Warner Bros. La verdad es que considerando la cantidad de dinero que Marvel lograba con sus películas debió haber colocado en alerta a más de algún ejecutivo de Warner que recordó que ellos también tenían una empresa de cómics que les podría reportar beneficios al ser traducidos a películas.
Así que sacan a Paul Levitz, que siempre buscó estar por debajo del radar de Warner y colocan a Dian Nelson, quien ayudó a Harry Potter a llegar a la pantalla. Porque de eso se trata.
De las películas. Y las series de televisión. Los comics se han convertido en un semillero de Hollywood. Si sólo hubiese afectado a los cómics no les importaría. Pero aca hablamos de las películas y ahí está la atención de todo el mundo.
Igual que con Marvel, las ganancias están en las peliculas y el mercadeo (merchandising) que las rodea. Los comics se han convertido en una fuente de inspiración , como en su momento lo fue la biblia, para una industria cinematografica creativamente agotada en sus historias, pero en el mejor momento de los efectos especiales, que en muchos casos son como el ketchup: sirven para acompañar, pero en exceso y sin historia, solo aburren.
¿Todos estos tejemanejes comerciales son buenos o malos? ¿Qué significa esto para los cómics que publican ambas empresas? ¿Ayudan a la difusión del cómic como medio de expresión o sólo son juegos de luces? En ambos casos han insistido que los cómics no sufriran ninguna intervención administrativas y que serán dejados en paz. Quien sabe en realidad. A largo plazo esto puede ser un beneficio para la industria, pero solo se verá con el correr del tiempo. Podemos especular que veremos en los próximos años más adaptaciones de personajes (no solo superheroes) a la pantalla grande. ¿Pero es eso lo que todos los aficionados a las revistas de monitos realmente queremos?
Ten cuidado con lo que deseas dice el refrán.

2 comentarios:

mister x dijo...

felicitaciones compadre!
puta que me gusta la lectura en su blog yeah!
eso es impagable ;)

ZiggyMan dijo...

gracias por el apoyo, Mister X. Disfruta el último post.