14 oct. 2009

Gran Hermano


No, no es una alusión al programa de tv o cualquiera otro de los realities (así se escribe en inglés) que pululan en la pantalla. Es más bien una reflexión sobre un noticia que me atrajo la atención (tras mucha celebración futbolera).
En una no tan sorprendente movida, averigüe por Robot 6  sobre la eliminación de Dragonball de una biblioteca pública en Maryland, EE.UU y la discusión si debe o no permanecer en exhibición.
Como señala la noticia publicada por Laura D'Alessandro es necesario entender QUIÉN ES el público objetivo de la obra. No porque veas monitos comicos se trata de obras para niños. Sin tampoco olvidar que el contexto de la obra es de otro país, con otras formas de ver y explicar el mundo a sus niños diferente, con otras connotaciones. Eso en el pasado ha causado diversos malentendidos (el tristemente celebre caso de los "Caballeros del Zodíaco porno" de los que se hablo con la llegada fuerte de los animes en VHS en los '90 me viene a la memoria).
Pero si hablamos de censura no podemos olvidar los casos en Europa donde la controversia en torno a la eliminación de  tomos de Tin tin (que tan bien ilustra Cels Piñol en Zona Negativa) o   nos hacen preguntarnos sobre si no vivimos en 1984 (el libro de Orwell, si son capaces de superar las primeras páginas), donde los designios de las tendencias politicamente correctas hacen reescribir la historia, borrando, eliminando o reescribiendo el pasado.
No me opongo al derecho a cada uno a manifestarse como quiera, ni que algunos de estos manifiesten comportamientos que hoy nos parecerén reprobables, pero... Carajo.  Quienes adquieren o promocionan estos productos olvidan que:
  •  tienen que ver cual es el contexto del origen de la obra en cuestión. Y 
  •  fijarse a quien va dirigida. 

No es tan dificil a la hora de calificar una obra, pero requiere entender que hablamos de un medio con multiples tematicas, para todas las edades. O de agregar editoriales que expliquen el contexto

Un buen caso es La espada del inmortal de Hiroaki Samura. El personaje principal, Manji, usaba por emblema una sauvastica, similar a la esvástica (a ver si se percatan de la diferencia), pero al principio de la edición española de Glenat, se aclaraba los orígenes del símbolo que preceden al uso que le dieron los nacionalsocialistas alemanes.
Aunque quizas solo exagero y todos estos son casos aislados de individuos pequeños que buscan llamar la atención para sus propias agendas, sin entender sobre el tema que legislan (lo que ocurre en gran mayoría de los casos). ¿Cómo reaccionarian de saber que incluso escritos como Mi lucha de Adolf Hiter (si, ESE Adolf Hitler) tiene una versión en manga en Japón?
Si algo no me gusta, simplemente no lo leo. Pero obligar a otros a seguir mis valores... Pues hay una delgada línea entre la tiranía y al protección de un gran hermano mayor.
(Imágenes de Ciudad Escorpión y Robot 6)

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Para los japoneses claramente la imaginería nazi no tiene el mismo significado que tiene en occidente (no olvidemos, que dentro de todo, eran parte del eje). Kinnikuman tenía sus dos luchadores nazis, estaba Brocken del World Heroes, etc etc. En todo caso, ese signo, así como está no es técnicamente una svastica, tal como dicen los españoles. Se llama cruz gamada o gamadión, y se supone que representa los rayos del sol. Aunque normalmente no está inclinada. La svástica va en sentido contrario.

B

ZiggyMan dijo...

Cruz gamada es uno de los nombres que tiene. Y cierto lo de su significado en Japón, pero en Europa aun son quisquillosos con la imagen de esa cruz, en particular considerando la persistencia de los grupos neonazis que la reivindican sin comprender del todo su significado.
Gracias por tu aporte.